¿Quién da la gran propuesta educativa en el regreso a clases? | Tizas de sol

publicado en: Pluma libre, Tizas del sol | 4

¿Cómo estará el plantel? ¿Le habrán acomodado la infraestructura dañada? ¿Llegarían los pupitres que faltaban para recibir la cantidad de alumnos nuevos? ¿Cuál o cómo será el nuevo proyecto?

Cuando estuve activa en el Ministerio de Educación durante 27 años, estas eran las preguntas recurrentes que, llenos de expectativas, se hacía cada año el personal docente, administrativo, obrero, alumnado y la comunidad en general.

Para el 16 de septiembre (fecha habitual para del inicio del año escolar), nada era sorpresa: todo estaba como se había dejado el 31 de julio, a la salida del período anterior.

De vuelta, todos comenzábamos a inspeccionar la institución antes del retorno de los estudiantes. Se preparaba un informe lo más impecable posible, lleno de sugerencias, que se entregaba a los directivos de la Zona Educativa, a fin de que se mejorara lo que debía mejorarse; sin embargo, muchas veces la respuesta no era la más satisfactoria.

Mientras llegaban las soluciones, todos empezábamos a chequear la infraestructura: baños, biblioteca, salones (se mandaban a reparar o lijar pupitres, por ejemplo), se revisaba todo lo concerniente al proceso de inscripción, qué profesores faltaban para ciertas asignaturas (casi siempre matemáticas, física, química); es decir, procurábamos tener todo listo para recibir a los estudiantes. Actualmente eso no ha cambiado mucho: después de nueve años jubilada, se observan las mismas situaciones, las mismas edificaciones tristes, a la espera de un cariñito.

Hoy, a pocos días del inicio del nuevo año escolar te pregunto: ¿cómo está tu escuela o liceo?, pero sobre todo te planteo: ¿llevas una gran idea, un proyecto o una sugerencia para darle brillo o un matiz diferente a la casa de estudios donde trabajas?, ¿tienes una propuesta en beneficio de la comunidad estudiantil, que permita el acercamiento, el contacto, la unión y, porque no, el amor, entre educadores y educados?

Hace falta una palabra clave: amor. Es precisamente lo que se necesita para formar y transformar al hombre y a la mujer que se inicia en el saber y en ese cálido compartir del día a día en el proceso de orientar y aprender.

Esa idea, ese proyecto o esa sugerencia debe llevar amor para que tenga sentido la formación docente, para que se sienta el objetivo que se quiera lograr con cada muchacho y muchacha, futuro de Venezuela, para fortalecer tu amistad con los alumnos, obreros, padres y representantes, o con el resto de los maestros o profesores, directivos y colaboradores.

Sé que la situación del país no es la mejor ahora y que el sector educación no es el mejor pagado, causando, lo más seguro, apatía, desinterés o poco compromiso. A pesar de ello, que esto no sea la razón para que en este nueva etapa académica dejes de llevar tu gran propuesta para mejorarle el rostro a tu liceo o escuela. El éxito brillará en nuestras aulas, y el matiz de sus rostros cambiará; depende de ti, es también tu responsabilidad.

¡Continúa haciendo tu parte y los cambios llegarán, ya verás, llegarán! Que estas palabras toquen la conciencia de quien las lee, para que escribamos juntos una mejor historia en la educación venezolana con el fulgor, cual polvo mágico, de las Tizas del sol.


<

p style=»text-align: right;»>Pluma: Prof. Marisol Vásquez
Presidenta de la Amejup, municipio Sucre.
marisolvasquez2013@gmail.com


¡En Bruzualizar respetamos la opinión si ésta es respetuosa. Le invitamos a opinar para generar debates interesantes! Muchas gracias. | Comparta a quien pueda interesar

Mancheta sin Manchas | «Nadie escapa del oso más grande y peligroso, el de la capa de ozono»…

publicado en: Especiales, Mancheta sin manchas | 0

… Actualmente hay expertos que aseguran que se está cerrando; sin embargo, la NASA, en octubre del año 2015, advertía que esta herida del planeta sobre la Antártida tiene 28,2 millones de kilómetros cuadrados. Y sigue creciendo ¡Qué oso para la humanidad!

¡Ándate ligero, Sancho Panza!, que la cosa no está dulcinea…

caricatura-capa de ozono-mancheta sin manchas-oso
Ilustración abstracta
||| Pluma: Leonardo Bruzual Vásquez

Y por si fuera poco…

Hay un dato que pocos conocen: nadie puede pasar del paralelo 70; ningún país, ninguna persona… Dicen las malas lenguas, y la mía que no es tan buena, que los nazis hacían experimentos ahí durante la Segunda Guerra Mundial, y EE. UU. para aniquilar todo rastro, dizque bombardeó el lugar. Eso dicen ¿Será por eso severendo boquete? | #ManchetaSinManchas»

Continuar

«Tizas de Marisol», columna de la pedagoga venezolana Marisol Vásquez

publicado en: Clímax noticioso | 0

El domingo 18 de septiembre de 2016 los lectores de Bruzualizar pudieron disfrutar de Tizas de Marisol, un espacio de opinión de la profesora y pedagoga venezolana Marisol Vásquez, presidenta [2014-2017] de la Asociación Municipal de Educadores Jubilados y Pensionados de Sucre (Amejup).

Vásquez espera aportar con esta columna cómo debe estar estructurada la educación venezolana, qué ocurría antes y cómo se refleja ese pasado en el espejo del presente, y adónde va a parar la tan cuestionada ‘calidad educativa’ en el país.

La pedagoga presentará sus propuestas, inquietudes, anécdotas, ideas y consejos para alzar la voz a favor de la educación venezolana y mostrar, desde su visual, cómo las personas pueden crear mejores escenarios de convivencia en el; reflexiones que se condensan tras más de 27 años en la docencia, asegura la profe.

Llamemos ´maestro´ a todo profesor, docente, facilitador y colaborador entregado y con verdadera vocación.
— Leonardo Bruzual Vásquez

Los interesados podrán encontrar esta columna en la sección Pluma libre de Bruzualizar, o colocando en la «Lupa» las palabras «Tizas de Marisol«.

Desde ahora, usted puede proponerle temas escribiéndole a su cuenta en> Facebook, o por su correo electrónico marisolvasquez2013@gmail.com.


|| Imagen ilustrativa: archivo | Autor desconocido.

Cara o sello (opinión) | Por David Sánchez

publicado en: Pluma libre | 0

 Cada persona decide quién quiere ser y hay quienes deciden ser lo que otros quieren que seas…


Seguramente, cuando lees o escuchas “cara o sello” se viene a tu mente el juego de azar con la moneda, también conocido como “cara o cruz”, “cara o escudo” o “el volado”… Hoy veremos que no necesariamente tiene que ser un simple jueguito de suerte.

Por una parte, pudiera aplicarse cara o sello a lo que está relacionado con lo correcto o incorrecto de las cosas. Por ejemplo, si decides salir un día y te ves al espejo tu cabello, es válido que te preguntes “¿cara o sello?”, como si escogieras ir fuera de casa ¿peinado (a) o despeinado (a)?

Pero profundamente ahora tomemos en cuenta que cara o sello plantea, por qué no, los aspectos que mostramos sobre nuestra personalidad, nuestra actitud ante las situaciones que nos rodean y cómo las afrontamos.

Siguiendo esta idea, “cara” sería todo lo relacionado a nuestra forma de ser: quién eres, tus gustos, tu rostro ante la vida y qué impresión irradias, por ejemplo, en una cita, en tu trabajo, con amigos, etc.; mientras que “sello” sería lo que demuestras ante lo que está a tu alrededor y todas las acciones -ya sean buenas o malas- que vas dejando [se-llan-do] en el transcurso de tu vida.

Una moneda diferente, un resultado diferente

Cabe hacer notar que no todos tenemos la misma moneda guardada en el bolsillo, es decir, todos podemos practicar el mismo juego, mas cada quien usa la moneda e incluso la modalidad de tiro que desee. Y es que muchos nos enfrentamos a diferentes problemas, y cada persona —distinta por naturaleza, claro está— los resuelve diferente a otros. ¡Nadie piensa exactamente igual!

Así pues, como somos diferentes en nuestra manera de pensar, lógicamente cada paso que damos es distinto al de los demás. Entonces, ¡mosca!, no dejes que nadie le haga cara o sello a tu vida. ¡Elige y decide tú…! ¡Haz que te respeten…!

¿En qué manos dejas caer tu suerte?

Cada persona decide quién quiere ser y hay quienes deciden ser lo que otros quieren que seas. ¡¡Pero no!! Ya queda de ti en qué manos dejas caer tu suerte y qué tipo de monedas guardas dentro de tu bolsillo de amistades, o con qué fuerza lanzas tu azar al destino.

¡Y cuidado!, pueden que te llamen loco, cuerdo; mal vestido, elegante; atrevido, educado; culto, ignorante…, pero qué importa, ¡qué tal si aplicas esta modalidad de cara o sello en tu entorno a partir de ahora?; quizá te ayudará a darte cuenta de quién eres en realidad, ¿qué es lo que quieres?, ¿quién quieres ser?, ¿qué quieres sellar con tus acciones?

Sinceramente, todos tenemos que seguir jugando cara o sello porque nos puede ayudar a entendernos, a mirarnos críticamente, a relacionarnos y a saber si lo que hacemos está bien o mal; e incluso, quién sabe, a averiguar si otros sienten envidia o no de nosotros.

¿Cómo?, aplicando estrategias y preguntas que, cuando nos las respondan y miremos en nuestra mano, veremos si la moneda muestra la cara de credibilidad de alguien o la cruz de hipocresía que carga sobre sus hombros.

Cara o sello es una manera de descubrirte. Entonces qué piensas: ¿jugamos?…

||| Pluma: David Sánchez.
|| Imagen: cortesía D. Sánchez.

Este atículo fue ideado por David Sánchez, estudiante del I semestre de Comunicación Social de la Universidad Bolivariana de Venezuela, en Cumaná, estado Sucre (NE). Fue corregido y editado a través de la iniciativa #TuEscribeYoCorrijo, por Leonardo Bruzual.


Sirva su opinión para generar una discusión democrática. Comparta la publicación a quien pueda interesarle.