Promo de radio o tv: principales características | 13 CLAVEZ

publicado en: 13 clavez, Locución | 2

¿Qué contiene o cuáles son las características de una promoción (o promo) de radio o televisión? Por lo general, ambas tienen las mismas características y persiguen el mismo objetivo en su línea discursiva o elocución. Sin embargo, pueden variar el formato según el medio de comunicación en el que se transmita: será un clip de audio o video.

A continuación, te dejamos las principales características de una promo de programa de radio o televisión, como parte de nuestra iniciativa 13 clavez:

Una promo de radio o tv presenta o describe un programa o idea del canal o emisora. También puede ser “diseñada” para difundir una campaña informativa o educativa, micro, etc.

✅ La promo radial o televisiva busca, precisamente eso, promover una idea, dar a conocer algo o incrementar el rating (índice de audiencia) o sintonía.

Características de producción

locutor grabando promo de radio, television y doblaje de series
Locutor Leonardo Bruzual Vásquez grabando promociones, cuñas y series de tv en cabina de grabación

✅ Como todo producto comunicacional audiovisual, lleva una producción y tiene un guion (que sirve para tener claros qué elementos convergen en el producto final y cómo está estructurada la idea).

✅ La producción será más o menos económica, según la magnitud y la calidad que se busque dar. A mayor impacto audiovisual, los costes son, seguramente, más elevados (principalmente en televisión en comparación con la radio [que tampoco escapa de ello]. No será igual crear una promo con una canción libre de derecho de autor, que mandar a crear un jingle o melodía exclusivamente para ello).

✅ Su tiempo varía: puede estar entre los 10 segundos hasta el minuto. Aunque hay promociones especiales que pueden ser más extensas. Por lo general, en TV se estilan de entre 10 y 20 segundos. En radio, en cambio, suelen escucharse promos de entre 20 y 30 segundos, o más. Igualmente, puede haber promos tan puntuales —y con un mensaje tan directo y preciso— que su duración ronda entre los 3 y 5 segundos.

Promos creativas

✅ Las promos para programas de radio o TV creativas concentran elementos atractivos en el discurso (palabras de enganche, fáciles de memorizar), y la creatividad del libretista o del productor(es) es vital para lograr no solo convencer a la audiencia, sino conmoverla, deleitarla o persuadirla.

✅ En el caso de la TV puede, llevar o no voz en off del locutor marca del canal. En cambio, en la radio, siempre lleva voz en off (por las características de este medio). No obstante, puede ser solamente el locutor ancla quien la locuta, el o los presentadores del programa (o imagen de la campaña), incluso la combinación de los anteriores (voz marca y conductor o presentador del programa).

✅ Contiene o no efectos especiales (o de sonido). La cantidad de efectos quedará sujeta a lo que se pretenda alcanzar con la promo, su objetivo final.

✅ Recomendamos que tu promoción tenga un call to action o llamado de acción, con palabras como: sintoniza, escucha, ¡ya comenzó!, ¡te esperamos!, ¡no te lo pierdas!, etc.

Otros rasgos de la promo de radio

✅ Es indispensable que en la promo de un programa de radio o tv se indique el nombre del espacio, así como quien lo conduce, el horario y la fecha de difusión. En el caso de una campaña educativa, el menos debe saberse el nombre de esta y el eslogan (si lo tuviera).

✅ Busca enganchar al televidente o radioescucha, así como lograr persuadirlo para que sintonice un programa determinado o se mantenga atento a la programación del medio de comunicación.

Si quieres mejorar tu dicción, busca los contenidos de Adictos al Español

✅ Una preventa de un canal o emisora puede ser considerada una promo.

✅ Las promos son temporales o atemporales. La primera indica que el programa tiene caducidad (también llamada promos capitulares: describen lo que va a pasar ese día en esa serie o espacio de entretenimiento). La segunda está estructurada para que pueda durar mucho tiempo sin necesidad de ser cambiada con mucha frecuencia.

✅ Hay promociones para programas actuales o programas que están por venir. A estas últimas son un poderoso recurso si se saben producir: se les conoce como promos de intriga o campaña de intriga (no son matemáticas ni tácitas y dejan el mensaje en suspenso, suelto, pero una intención clara).

✅ No hay un tiempo establecido de la duración de la promo al aire (rotativas). Puede estas pueden ser modificadas mensual, trimestral o semestralmente.

Diferencias o semejanzas con la publicidad

✅ La promo de radio o tv guarda ciertas características con la publicidad, comercial o cuña. Digamos que son hermanas, pero de distintos padres. Sin embargo, a diferencia de la cuña, la promo indica un horario y fecha de trasmisión (en caso de referirse a un programa); la cuña no.

✅ La promoción reúne prácticamente las mismas características de mercadeo de una cuña. Digamos que es «una cuña o comercial propia del canal o estación», a lo interno. Es decir, promueve la oferta de entretenimiento que brinda ese medio de comunicación.

✅ La promo radial, al que la cuña, tienen que ser locutadas con una intensión (de intensidad) firme, convincente, emocionante y con dinamismo (nos referimos a lo rápido y “arriba” que con el que se pueda locutar el mensaje: por lo general se usa voz de cabeza (más o menos agudas).

No entendí | ¿Por qué se nos hace difícil entender al otro? | Coach disruptivo

¡No entendí! parece hoy una expresión ligera, fácil, intelectualmente precoz, o inclusive, que se expulsa de las entrañas cerebrales para pedir se vuelva a explicar algo que, muy probablemente (aunque no siempre es así), se ha explicado de la manera más clara y precisa. No obstante, después de estas primeras líneas usted pensará: ¡Demonios, no entendí!

Meme, no entendí. Philip J. Fry, protagonista de la serie animada Futurama.

Bueno, usemos “palabras de centavo”, sencillas. No entendí es una expresión que se ha vuelto popular entre los hablantes en una conversación informal u ordinaria (incluso formal), como si se tratase de un hola o un chao. Los alumnos o estudiantes de cursos (de todas las edades, incluyendo adultos y profesionales con años de experiencia) lanzan como dardos a la pizarra esta expresión, ya sea comunicándolo de manera verbal o no verbal (cuando su profe les dice: entendieron y todos dicen sí, pero al final, más adelante, el profesor descubre que no fue así). ¿Han leído ese cuento?

¿Pero qué es lo que conlleva a que no haya entendimiento entre las personas (o una de las partes) que forman parte de un proceso comunicacional? ¿Cuáles son los motivos? ¿De quién es la culpa si la hay?

En este artículo intentaré dar algunas luces de lo que pudiera ocurrir. Aclaro que no soy especialista en neurociencia, psicología o sociología. Solamente me baso en mi experiencia como periodista, docente, locutor y facilitador de talleres de oratoria y escritura; pero también en mis vivencias personales.

Factores de distorsión de la comunicación interpersonal

Si todos tenemos intelecto y hemos venido desarrollando, a través de nuestras experiencias de vida, el sentido común (que parece, en estos tiempos, estar extraviado): ¿por qué sigue sobre el tablero el popular no entendí?

Puede haber varios factores. Todos ellos son viables. El nacimiento de un no entendí se pudiera dar por:

  • El medio: ¿por qué canal se envía el mensaje?, ¿fue a través de una llamada, había buena cobertura?, ¿se empleó un medio digital u otras tecnologías?
  • Desatención vs. concentración: ¿qué hacen los interlocutores?, ¿cuánta atención le prestan a la conversación?, ¿traes tus problemas personales al lugar donde se imparte alguna clase, charla, foro o ponencia?
  • Elocuencia: incluso la forma cómo ordenamos nuestras ideas puede hacer surgir de las vísceras el tan mencionado no entendí. ¿Lo dijeron o lo escribieron? ¿Entiendes más cuando te lo escriben o cuando te lo dicen?, ¿usas palabras fáciles o inentendibles? ¿Y sin son palabras de uso culto, empleas sinónimos para que se comprenda lo que dices?
  • Atmósfera del escenario: ¿cuánto ruido hay en el lugar?, ¿es un lugar abierto o cerrado?, ¿la comunicación es vis a vis (frente a frente) en un espacio tranquilo o hay revuelo y malestar en los alrededores?, ¿los interlocutores están lejos uno del otro?, ¿hay algún objeto que perturba el oído como una gota china?

¿Hay algún otro factor que consideres? Deja tu comentario.

Posibilidades para un no entendí

Los factores anteriores pueden generar, fácilmente, que los hablantes digan no entendí. Tomando en cuenta esos escenarios, es posible que la expresión se de de la siguiente manera:

El ruido comunicacional

Comencemos con lo más sencillo. El ruido en la comunicación no solo es sonido, también puede ser algún elemento que genere distracción: leer un mensaje en el celular, chatear, pensar en otra cosa que no tenga que ver con el tema conversado.

Esta posibilidad es todo aquello que hace interferencia en el proceso comunicacional entre dos personas o entre una y varias personas. Además, los rasgos de la personalidad entre los interlocutores (sobre todo aquellos que parecen incompatibles) pueden de generar ruido en la comunicación, no solo de uno a uno, sino de uno a todos (compañeros de clases, etc.).

El oyente

He llegado a penar que como siempre decimos “oyente”, la respuesta de por qué no nos entendemos es sencilla: el oyente hace eso, oír; no “escuchar”. Tómese en cuenta que escuchar requiere una dedicada atención en el mensaje del hablante para que se pueda comprender lo que de dice.

Cuando el oyente pasa de una posición pasiva a una activa (se involucra en la dinámica oral), mi sugerencia es que le llames escuchante. Sí, así como lo lees; y así Word te lo subraya en rojo y Google te diga que es un error, puedes usarla. Es una palabra válida, y aunque no esté registrada en el Diccionario de la lengua española, puedes correctamente emplearla.

Si estás pensando en qué vas a hacer mañana, si tus problemas de parejas no puedes apartarlos o estás conversando con el compañero o vives preocupado/a por la situación el país; no será raro escuchar de ti —tras una pregunta del ponente, facilitador o profesor— un no entendí. Y si eres de los que dices: A él/ella no se le entiende lo que dice; procura autoevaluar esa crítica. Muy probablemente tus pensamientos tienen una conversación con un eclipse lunar.

El hablante

Y dejé a este señor para el final porque, muchas veces, se oye decir al hablante (que también puede ser el orador, el escritor o el mensajero), por ejemplo: Ellos no me entienden, Nadie me entiende, Hablo alto y fuerte pero no me escuchan. A propósito de esto último, no porque grites te tienen que entender.

Sin embargo, se ha preguntado el hablante: ¿me expresé bien? ¿Me di a entender? ¿Estoy explicando adecuadamente? O la más usada: ¿me expliqué? —no me gusta mucho e incluso a mí se me sale a veces—.

Si estas preguntas no surgen por parte de quien habla, entonces, ya hemos logrado otro hallazgo: muy probablemente el “emisor” del mensaje no sabe cómo explicar una idea (la interrumpe, la deja incompleta, se ahoga en su retórica y se desvía de la idea central) y esto le da la bienvenida a un no entendí.

Aunque también puede ocurrir que utilizó palabras de difícil comprensión para su(s) interlocutor(es). ¡Esto último me suele pasar! ¿Cómo podemos resolverlo? Simple: sabiendo con quién hablamos. Haz que tu discurso o la retórica  que empleas contengan un lenguaje más claro, diáfano, comprensible; emplea palabras amigables y populares, sin caer en lo vulgar o en un lenguaje pobre.

Recuerda: no es lo que dices, sino cómo lo dices.

Soluciones

Al final, recuerde que siempre que se le preste la más consciente atención al mensaje (o se le dé verdadero valor) y que este mensaje, también, sea emitido con los mismos códigos entre los hablantes (y de forma adecuada, o correcta [si hablamos de ortografía]); no habrá posibilidad de que surja el trillado no entendí.

¿De quién es la culpa? La culpa es de todos viéndolo desde un sentido amplio y frío, sin anestesia. Considero que no hemos sabido tener una comunicación más efectiva porque, en el proceso de enseñanza-aprendizaje en el colegio, liceos y universidades —y ni hablar del hogar— continúa habiendo fallas por parte de los profesionales de la docencia y de los padres, respectivamente, para expresar sus ideas, para orientar, para dar afecto.

¿Es comprensible pensar ahora por qué existen tantas familias disfuncionales? ¡Pero calma!, ¡no todo está perdido! Te tengo buenas noticias: siempre es buen momento para formarse y mejorar tu capacidad de expresión oral o escrita, sin importar tu edad. ¡La educación es la clave!

Entonces, para lograr tener una comunicación no solo efectiva sino afectiva (con empatía, respeto y solidaridad), la invitación es a seguir formándose y culturizándose. Para ello, escucha a los expertos, nota cómo hablan y se  comunican, lee novelas e historias o un libro de crecimiento personal (denominados “autoayuda”) o de cualquier género que te permitan enriquecer tu vocabulario, busca tutoriales que hablen sobre este tema o capacítate con profesionales de la comunicación.

Si quisieras aprender más sobre algunas técnicas para optimizar expresión oral (incluso escrita), pregunta por los tallares de oratoria, locución, dicción, ortografía, redacción web y géneros periodísticos a leobruzualcursos@gmail.com o vía redes sociales por @locutorkinestesico (en Instagram). Ofrecen herramientas aplicables de forma sencilla para mejorar en segundos.

Ten en cuenta que, sin duda, Somos lo que decimos y por eso tengo como máxima: «Yo trabajo con palabra, por eso cuido lo que digo». Recuerda que tú palabra podrá hacerte, como subraya el refrán, «amo de lo que callas y esclavo de lo que dices» | #LoDemasEsPlastilina.

|| Por Leonardo Bruzual Vásquez
Periodista, locutor, docente, storyteller y divulgador.

Si encuentras algún error de redacción en este artículo, escribe a bruzualizar@gmail.com con tu sugerencia o consideración. ¡Muchas gracias!

Tres claves de oro para el community manager freelance de éxito

publicado en: Periodismo | 0

Pluma: Leonardo Bruzual Vásquez

descarga
Müller cree que ser freelance es un reto, y que si ya se ha adentrado al mundo freelancer, la idea no es decaer en ello. | Foto: cortesía Müller Digital


Un cargo que tiene mucho que aportarle a las empresas e instituciones actualmente es el de community manager (c. m.)

Es el encargado de difundir todos los contenidos que realizar tal compañía u organismo y crear relaciones de compromiso entre los seguidores o fanes y la empresas.

Por ello, queremos compartir con ustedes tres claves que puntualiza la c. m. freelance María de los Ángeles Müller Noria, para que, si desempeña esta labor, lo haga de la forma más profesional posible y no cometa errores que pueden dejarle mal frente a quien le presta este servicio.

Clave 1: no seguir las reglas

Todos quieren ofrecer orientación, pasos, recetas de qué hacer en las redes sociales, pero la verdad cada día las empresas dueñas de algunas redes sociales como Facebook anuncian cambios inesperados y esto cambia totalmente la estrategia que tenías preparada, añádele también que tu comunidad crezca de un momento a otro y por lo tanto cambia también los horarios de publicación, la grilla de contenidos, entre otras cosas.

En redes sociales no seguir las reglas, ser lo más natural posible, no atosigar con publicaciones extensas ayuda mucho al posicionamiento de marca.

Clave 2: ser cercanos con la marca

Esto es vital y también escribí hace unos días atrás de como humanizar la marca sobre todo si eres una pyme, profesional independiente o startup y decidiste estar en redes sociales, conversar es la clave para crear el ambiente propicio a que ellos se identifiquen contigo y puedas fidelizar y crear conexión.

Muchas veces veo como marcas realizan preguntas y no obtienen interacción, si te ha pasado esto, no te desanimes solamente re-evalúa tu estrategia y sigue creando cercanía, sigue sacudiendo a tu comunidad, algo tan simple como un mensaje motivacional, como algo que le añada conocimiento a las personas que te leen, es la clave para iniciar, imaginate cuando conversas con alguien en la vida real, como se van entretejiendo cada tema y una conversación de diez minutos pasa a una conversa de media hora. Así mismo lo verás en las redes sociales a medida que encuentres ese punto de equilibrio entre ellos y tu.

Clave 3: no engañar al cliente

No prometas lo que no puedas cumplir, o dicho de otro modo, no prometas conseguir objetivos difíciles sobre todo si no tienes presupuesto y tu alcance lo vas a obtener orgánicamente, concéntrate en generar contenido de calidad y a compartir con los clientes actuales la estrategia digital que has marcado.

A medida que va pasando el tiempo observo como marcas agarran la estrategia de otros para sí, y no hacen más que engañar a la comunidad y a ellos mismos, a menudo se agotan de no ser ellos mismos, de qué no les dé resultados y por eso vemos cuentas de empresas tan abandonadas porque pensaron que esto no era para ellos.

La reflexión final es a mantener a los clientes que consigas y te determines a crecer como community manager freelance de manera exitosa y exponencialmente.


Esta información fue tomada de mullerdigital.blogspot.com, y ha sido corregida y adaptada a las normativas de redacción de este blog.