Exquisita música de madrugada | Ratones en la Cocina

publicado en: Especiales, Ratones en la cocina | 3

Aquella noche fría, los Ratones en la Cocina escuchan bonitas canciones mientras reposaban viendo el redondel de la luna en sus sillas mecedoras. De repente, se les viene a la mente este pensamiento: «La música tiene un sonido más exquisito durante la madrugada». 

🎵🎶
Sé… que aún… me queda una oportunidad

Sé… que aún no es tarde… para recapacitar
Sé… que nuestro amor… ¡es verdadero! ¡ah, ah, ah!
Y con los años… que me quedan por vivir…
Demostraré… (🎷) cuánto te quiero
🎵🎶

   Un grillo con bocinas transmitía la canción de Emilio y Gloria Estefan, Con los años que me quedan, lanzada en 1993 con el álbum Mi tierra. 

   Mientras disfrutaban de algunos de sus cantantes y temas musicales favoritos, recordaron el cuadro mal colgado con telaraña vieja en la que quedaron moscas atrapadas, puesto en la cocina de la antigua casa de la abuela Cleotilde. El recuerdo llegó tras evocar aquella vez que jugaban a las escondidas y saltaban como danzarines encantados.

   Le preguntaron sobre aquella obra a la viejilla que tejía en la mecedora. La temblorosa rata con unas gafas quevedo dijo…


||Pluma: Leonardo Bruzual Vásquez.

Madrugada de un 1.° de septiembre, 2016.


Obras de Raúl Soldi

—Esa pintura es del artista plástico argentino de reconocida trayectoria internacional, Raúl Soldi [Buenos Aires, 27 de marzo de 1905-21 de abril de 1994], quien ha ganado diversas condecoraciones entre las que destaca Premio Palanza, otorgado en 1951 por la Academia Nacional de Bellas Artes, de la que posteriormente fue miembro —explicó la viejita al son de las agujas y carraspeando la garganta—. Una de las obras más notables de Soldi es la secuencia de frescos pintados en la iglesia de Santa Ana de la localidad bonaerense de Glew, a la que dedicó casi treinta veranos.

   Además, el también escenógrafo de un sinnúmero de filmes tiene dos de sus emblemáticos artes en la Santa Sede, Roma: Santa Ana y la virgen niña, y La virgen y el niño, incorporada esta última en 1987 en los Museos Vaticanos.

Raul Soldi - musicos - obra
Detalle indeleble: uno de los del cuadro se pregunta: ¡Quién se ha robado mis cuerdas? El otro le responde con voz lírica haciendo arpegio con las cuerdas de su barba: ¡Yo no fui, yo no fui! | Foto: Pinterest.

—¡Guaaaooo! —se sorprende uno de los ratones.
—¡Sí, la abuela Cleotilde es una biblia viviente! —dice el otro acomodándose el bigote rizado.
—¡Ah, no!, me refiero a que mi estómago está refunfuñando otra vez.
—(…)
—¡Eh!, ¿qué les provoca comer? —se rasca la oreja izquierda.

—Lo que haya en la nevera —responde el barrigón mientras contempla la luna y suspira.
—Hay papas, yucas, algunas ramas de cilantro y sardinas crudas por cocinar; hielo, un pan dulce viejo y duro, salsa di pomodoro (ketchup) y más cubitos de hielo —describe el hambriento revisando cada compartimento.
—¡Nah!, nada me apetece. ¿Algo en la cocina que haya quedado de ayer? —sugiere sin despegar los vista de la luna y mecerse en la silla.
—¡Sí!, pasta con vegetales con lluvia de queso toscano… —confirmó levantando la tapa del canarín sobre la estufa.
—¡Veamos a qué sabe eso!…

[Continuará]


Fuente: Fundación Soldi.
Si tiene un aporte para este trabajo, déjenoslo saber en un comentario. ¡Aprende, comparte, diviértete!

 

3 Respuestas

  1. Joel Albarrán

    La historia es muy original, supone que al escuchar música y ¡qué clase de canción! en este caso hace que los personajes descubran una experiencias extraordinarias, al narrarlas pensé que era un personaje más dentro de la historia que en realidad sucede con una exquisita música se te alborota el estómago y te lleve a recuerdos para completar la escena y adicional en realidad tienes hambre porque eres el personaje que quiere comer… muy buena de verdad la historia veremos en que termina. lo más seguro comiendo jajaja pero está divertida.

    Me gusta por la buena narración y que de verdad hay sentido y se puede transportar a lo sucedido.

    También destaco la forma como se presenta y la explicación o el aprendizaje de donde se obtuvo la imagen para así complementar la descripción de la narración.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *