Un caminante de pies redondos que hace camino al andar

publicado en: Clímax noticioso | 0

 

un-caminante-de-pies-redondos_Cumana_Fundacion del Niño de estado Sucre
Luis, además de hidrocefalia sufre de una rara enfermedad que no le permite caminar | Leonardo Bruzual Vásquez

Por LEONARDO BRUZUAL VÁSQUEZ.

Dijo el poeta: “Caminante no hay camino, se hace camino al andar”. Pero, ¿cómo hacer cuando los pies no se pueden usar para tal fin?

—¡Ya tengo mi silla de ruedas!— vociferó el sonriente Luis Rafael, de tan sólo siete años de edad. —La otra no me gustaba porque estaba fea y “desconchada”— comentaba al ver sus nuevas piernas.

Risueño y con una particular mirada, el pequeño Luis conversaba contento con sus padres. Ya sus amiguitos en el colegio no se reirán de él cuando noten lo “fina que está mi silla de ruedas”, decía.

Carla Patiño y Luis Enrique Jiménez, sus padres, manifestaron sentirse muy contentos y agradecidos ante la pronta respuesta que obtuvieron por parte de la Fundación Regional El Niño Simón Sucre (Frnss).

“Me siento muy agradecida con el Gobierno regional, ya que a través de la Primera Combatiente se hizo posible esta solicitud. Ahora mi hijo podrá asistir sin complicaciones a su colegio”, expresó la señora Patiño.

Sólo en 72 horas, después de hecha la solicitud, con el repique anhelante del teléfono que retumbó en su hogar, se les informaba que el nuevo avión de sueños de su “Luisito” estaba esperando por él.

Doble complicación

Los niños que viven con mielomeningocele (un defecto de nacimiento en el que la columna vertebral y el conducto raquídeo no se cierran antes de que un nené venga al mundo) también pueden padecer de hidrocefalia (agua en el cerebro): líquido dentro del cráneo que conlleva a una hinchazón del cerebro.

Luis Rafael debe vivir con esta doble complicación. Por no habérsele formado de manera correcta el hueso de la cadera, se le imposibilita caminar, y amerita de tratamientos permanentemente.

Hoy, este pequeño soñador —caminante de pies redondos— sigue dejando huellas en su andanza, gracias al compromiso del brazo materno del Gobierno de Sucre que vela porque los niños más necesitados puedan tener una mejor calidad de vida y sonreír, demostrándose así que Hacer es la mejor manera de decir.

Esta nota fue elaborada para la Fundación del Niño, marzo de 2014.

Un viaje de esperanza para Camilia

publicado en: Clímax noticioso | 0

Por @leobruzual

Imagen ilustrativa. Archivo
Imagen ilustrativa. Archivo

Camila Aguasanta, sus dos primeros nombres. Ruiz Ortiz, sus apellidos. Es una pequeña que desde los ocho años padece de una “insuficiencia aórtica leve”.

Actualmente tiene 10, y para su madre Yeanette no es fácil ver cómo su hija tiene que ser sometida a chequeos anuales en el hospital JM de los Ríos, en Santiago de León de Caracas, la capital de Venezuela.

A Camila le cuesta entender que su aorta (el vaso sanguíneo más grande del cuerpo) no cierra herméticamente (su funcionamiento normal), lo que hace que un flujo de sangre se devuelva hacia el lado izquierdo del corazón, explica su progenitora.

Viaje de esperanza

¿Cómo llevaré a mi hija a tratarse y así mejorar su calidad de vida?, se preguntaba Yeanette.

Luego de una solicitud formal realizada en diciembre de 2013 a la Fundación Regional El Niño Simón Sucre, en Cumaná, la pequeña Aguasanta ya tiene en sus manos dos boletos en primera fila para volar hacia la esperanza.

De esta manera, el Gobierno del estado Sucre, a través de su brazo materno, la Fundación del Niño, continúa llenando de esperanza a los más necesitados, permitiendo que un corazón siga latiendo.

El traslado se hace en avión porque por carretera no es conveniente, aseguran sus médicos. La factura de estos pasajes: la sonrisa inocente y sincera de Camila Aguasanta.

*Esta nota fue realizada para la Fundación del Niño en marzo de 2014.

Origen del apellido Bruzual

publicado en: El diccionario habla | 0

Es común escuchar cuando un nombre no le suena a alguien: «Tu apellido es extraño» o «Qué raro tu apellido». Pareciera que todos tenemos que apellidarnos Rodríguez, Ortiz, Martínez, Hernández, lo común. Aunque, pensándolo bien, puede que sí sea raro el origen del apellido Bruzual.

Continuar