¿Quién da la gran propuesta educativa en el regreso a clases? | Tizas de sol

publicado en: Pluma libre, Tizas del sol | 4

¿Cómo estará el plantel? ¿Le habrán acomodado la infraestructura dañada? ¿Llegarían los pupitres que faltaban para recibir la cantidad de alumnos nuevos? ¿Cuál o cómo será el nuevo proyecto?

Cuando estuve activa en el Ministerio de Educación durante 27 años, estas eran las preguntas recurrentes que, llenos de expectativas, se hacía cada año el personal docente, administrativo, obrero, alumnado y la comunidad en general.

Para el 16 de septiembre (fecha habitual para del inicio del año escolar), nada era sorpresa: todo estaba como se había dejado el 31 de julio, a la salida del período anterior.

De vuelta, todos comenzábamos a inspeccionar la institución antes del retorno de los estudiantes. Se preparaba un informe lo más impecable posible, lleno de sugerencias, que se entregaba a los directivos de la Zona Educativa, a fin de que se mejorara lo que debía mejorarse; sin embargo, muchas veces la respuesta no era la más satisfactoria.

Mientras llegaban las soluciones, todos empezábamos a chequear la infraestructura: baños, biblioteca, salones (se mandaban a reparar o lijar pupitres, por ejemplo), se revisaba todo lo concerniente al proceso de inscripción, qué profesores faltaban para ciertas asignaturas (casi siempre matemáticas, física, química); es decir, procurábamos tener todo listo para recibir a los estudiantes. Actualmente eso no ha cambiado mucho: después de nueve años jubilada, se observan las mismas situaciones, las mismas edificaciones tristes, a la espera de un cariñito.

Hoy, a pocos días del inicio del nuevo año escolar te pregunto: ¿cómo está tu escuela o liceo?, pero sobre todo te planteo: ¿llevas una gran idea, un proyecto o una sugerencia para darle brillo o un matiz diferente a la casa de estudios donde trabajas?, ¿tienes una propuesta en beneficio de la comunidad estudiantil, que permita el acercamiento, el contacto, la unión y, porque no, el amor, entre educadores y educados?

Hace falta una palabra clave: amor. Es precisamente lo que se necesita para formar y transformar al hombre y a la mujer que se inicia en el saber y en ese cálido compartir del día a día en el proceso de orientar y aprender.

Esa idea, ese proyecto o esa sugerencia debe llevar amor para que tenga sentido la formación docente, para que se sienta el objetivo que se quiera lograr con cada muchacho y muchacha, futuro de Venezuela, para fortalecer tu amistad con los alumnos, obreros, padres y representantes, o con el resto de los maestros o profesores, directivos y colaboradores.

Sé que la situación del país no es la mejor ahora y que el sector educación no es el mejor pagado, causando, lo más seguro, apatía, desinterés o poco compromiso. A pesar de ello, que esto no sea la razón para que en este nueva etapa académica dejes de llevar tu gran propuesta para mejorarle el rostro a tu liceo o escuela. El éxito brillará en nuestras aulas, y el matiz de sus rostros cambiará; depende de ti, es también tu responsabilidad.

¡Continúa haciendo tu parte y los cambios llegarán, ya verás, llegarán! Que estas palabras toquen la conciencia de quien las lee, para que escribamos juntos una mejor historia en la educación venezolana con el fulgor, cual polvo mágico, de las Tizas del sol.


<

p style=»text-align: right;»>Pluma: Prof. Marisol Vásquez
Presidenta de la Amejup, municipio Sucre.
marisolvasquez2013@gmail.com


¡En Bruzualizar respetamos la opinión si ésta es respetuosa. Le invitamos a opinar para generar debates interesantes! Muchas gracias. | Comparta a quien pueda interesar