En frases: lo más impactante del discurso de Trump sobre inmigración ilegal en EE. UU.

publicado en: Clímax noticioso, Sociedad | 0
Donald Trump en Phoenix Arizona-discurso
Trump en uno de sus discursos en el State Fairgrounds, Phoenix, Arizona. Imagen referencial | Foto: KPHO Broadcasting Corporation

Llega sonriente con su característica cabellera rubia bien arreglada. Se para frente al púlpito y dice que le encantaba el pueblo de Arizona porque ahí fue donde comenzó todo. Un círculo con los dedos índice y pulgar de sus manos, protagonista en el escenario, sentenciaba sus propuestas.

Este miércoles 31 de agosto, Donald Trump, candidato republicano a la Presidencia de los EE. UU. el próximo 8 de noviembre, ofreció uno de los discursos más esperados de su campaña, que algunos analistas han tildado como “su sombra”: la inmigración ilegal.


Pluma: Bruzualizar
¡Qué pasaría si un político como Trump, con un discurso tan volátil,
llegara a ser presidente de EE. UU.?


Aquí le dejamos algunas frases y comentarios de Trump, quien tildó de «hermoso y poderoso» el muro que construiría si llegara al poder, desde Phoenix, Arizona:

Para poder lograr nuevas políticas de inmigración debemos tomar la Casa Blanca lo más pronto posible.

Nosotros, como Estado soberano, tenemos el derecho de escoger qué inmigrantes son potencialmente beneficiosos para los Estados Unidos.

La inmigración ilegal le cuesta a los EE. UU. unos 103 mil millones de dólares al año. Ese dinero que se gasta en la frontera se lo podríamos dar dinero a los estudiantes.

La mayoría de los inmigrantes ilegales son de bajas destrezas frente a nuestros empleados, y le sacan más provecho a nuestro país.

11 millones de inmigrantes ilegales, siempre hemos escuchado esa cifra, nuestro Gobierno no tiene idea de lo que sea la cifra, pueden ser 20 o 30 millones.

Para el Gobierno “nunca es un tema central la inmigración ilegal”.

A los inmigrantes ilegales los tratan mejor que a nuestros veteranos.

Siempre veo esto (la política inmigratoria de Clinton) como un caballo de Troya.

¡Qué diablos están haciendo nuestros políticos, si es que así se les puede llamar, sobre inmigración!

Ella (Clinton) no sabe lo que está haciendo. Quiere dejar la frontera abierta para que se destruya nuestro país.

Vamos a construir una enorme muralla en la frontera sur [ovación, aplausos, se aplaude] (…) Y México va a pagar por ese muro. No lo saben todavía, pero así va a ser.

Va a ser por tierra, va a ser por mar, va a ser por aire: vamos a tener un sistema adecuado de inmigración.

Usaremos la mejor tecnología, incluyendo sensores debajo de la tierra, por arriba y por debajo.

Con mi gobierno, cualquiera que entre de manera ilegal a nuestro país, va a ser regresado a su país. Lo llevaremos al país de donde provinieron.


Estados Unidos y México comparten una de las fronteras más activas del mundo, con una longitud de más de 3 mil kilómetros


Tolerancia cero para los inmigrantes delincuentes.

2 millones de inmigrantes criminales, de acuerdo con datos federales, están en nuestro país. Vamos a comenzar a sacarlos desde el primer día, tan pronto como tome el poder.

A la policía no se le da el crédito que merecen. Ellos hacen un buen trabajo. Ellos saben quiénes son estas personas (los criminales): saben de sus vidas.

Vamos a contratar a otros 5.000 agentes fronterizos. Ellos ofrecieron su apoyo. Vamos a expandir la cifra de estaciones de la patrulla fronteriza: es increíble el trabajo que ellos hacen.

Vamos a bloquear el financiamiento con las ciudades santuarios, que han dado tantas muertes innecesarias.

Inmediatamente vamos a poner fina las amnistías legales del presidente Obama, que perdonó a unos 5 mil inmigrantes que están en Estados Unidos.

Clinton, con su política inmigratoria, va a ser un desastre para el país.

Vamos a suspender las visas a las personas, tras un examen exhaustivo de inmigración que refleje que la persona no está apta para estar en el país.

Si alguien viene, ¡está bien!, pero vamos a tener un examen extremo, para evaluar si pueden estar aquí.

Vamos a implementar una certificación ideológica, para saber que los que estamos admitiendo comparten nuestros valores y quieren a nuestra gente.

Los países que vamos a detener para inmigración son los Libia y Siria.

Hay unos 23 países que se niegan a aceptar a sus ciudadanos criminales deportados de EE. UU. Eso no va a pasar conmigo, ellos los tienen que aceptar.

Casi 13 mil inmigrantes ilegales fueron liberados tras la no admisión de sus ciudadanos en sus países. Los que son liberados han sido condenados por algunos de los crímenes más repudiados. Cerca del 30 % de estos liberados cometieron nuevos delitos.

Vamos a implementar nuevamente el sistema biométrico de visas: proceso que ha sido requerido, pero nunca ha sido completado.

Tenemos los acuerdos bilaterales más incompetentes del mundo.

Desde 1965, hemos admitido a más de 60 millones de inmigrantes ilegales en Estados Unidos.

Quienes entren en nuestros país tiene que venir legalmente evaluados. Tienen que ser personas solventes para EE. UU.

Nuestro mensaje al mundo va a ser este: usted no puede ser ciudadano americano ingresando ilegalmente a los EE. UU. [levanta los hombros y estira los brazos, mueca en el rostro].

Finalmente, Trump le dio la palabra a madres y familiares de víctimas de asesinato por inmigrantes ilegales criminales, presuntamente.

Estas frases han sido parafraseadas, según la traducción del intérprete de CNN en Español.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *