7 poderosas razones para ser feliz | Coach Disruptivo

¿Fueron felices para siempre? «Mi felicidad consiste en que sé apreciar lo que tengo y no deseo con exceso lo que no tengo». Es una cita que le pertenece al conde Lev Nikoláievich Tolstói, conocido popularmente en español como «León» Tolstói, quien fuera un novelista ruso, considerado como uno de los escritores más importantes de la literatura mundial.

Hoy, Día Internacional de la Felicidad (celebración que se da cada 20 de marzo) quiero que sea el punto de partida para ser más feliz todavía de lo que ya eres. Sí, sí se puede. No depende del otro, sino de ti.

Te daré 7 poderosas razones, consejos, ideas o claves para ser feliz.

1. Celebra un sueño que hayas logrado por muy pequeño que te parezca

Así sea un paso corto para alcanza una gran meta, celébralo. Sé entusiasta y vuelca tu energía a eso que has obtenido porque, sin duda, no solo te hará feliz, sino que te impulsará a tener éxito en todo lo que te propongas. ¿Celebraste que hayas llegado temprano al trabajo cuando siempre llegas tarde? ¡Tonto quizás, pero hazlo!

2. Ríe y sonríe con tus amigos y familiares y comparte tus alegrías

Cuando sonríes, la energía a tu alrededor cambia y el mensaje que le envías al cerebro de quienes te rodean es diferente, según el neurólogo venezolano Ciro Gaona. Entonces, ríete y sonríete con el otro para que todos pueden difundir y expandir esa felicidad en conjunto. ¿Cuándo fue la última carcajada que te hizo correr lágrimas? ¿Le has obsequiado una sonrisa a una mirada cabizbaja que la necesita? ¡Hazlo! ¡Brinda felicidad!

3. Respira, siente, saborea, escucha y contempla lo que te llena el alma

El olor a tierra mojada o al café de la abuela, recordar incluso una caricia de alguien especial, o simplemente escuchar o contemplar algún detalle o una cosa que tanto te guste, ten por seguro que te dibujará una sonrisa en tu rostro. ¿Y si vas por un chocolate (o eso que te gusta) y en vez de morderlo lo dejas derretir en tu boca concentrándote en la excitación de cada papila gustativa? ¿Exagerado? No, ¡experiméntalo! ¡Hazlo! ¡Sé feliz!


Días atrás me preguntaban: ¿Cómo haces para ser feliz?
Solo respondí: valorando lo que tengo, haciendo de pequeños detalles grandes emociones y sonriéndole a todo lo que me pasa.

4. Comparte con tu familia y amigos

Sentarse a tener una amena plática con tus seres apreciados o estar en grandes o pequeñas reuniones con ellos, sin duda, son motivos que te hacen feliz. ¿Y si hoy tomas el teléfono y llamas a alguien especial y le dices cuán feliz te hace que él o ella forme parte de tu vida? ¡Se sorprenderá si se lo comentas un día que un día cualquiera! ¡Hazlo! ¡Sé feliz!

5. Agradece lo que tienes y lo que te ocurre

Quejarse es mirar el vaso medio vacío cuando se te olvida que también está medio lleno. Siempre que tomas el lado positivo, productivo y profundamente reflexivo de lo que te ocurre, esto te generará tranquilidad y te invitará a mejorar para ser feliz más adelante.

¿Has agradecido por la familia, amigos y trabajo que tienes sin quejarte por sus defectos o buscar detalles negativos que solo te inyectan desánimo? ¡Dale la vuelta a la tortilla y sé agradecido siempre! ¡Sé feliz!

Que el vaso medio vacío te invite siempre a tener que llenarlo de cosas que te hagan feliz

Leonardo Bruzual Vásquez

6. Ayuda a otro

¡Sin esperar nada a cambio!, ayuda a otro. ¿Te has detenido a sentir (desde bien dentro de ti) la satisfacción que da el tenderle tu mano a una persona que realmente lo necesita (así ni le conozcas) y que con una sonrisa te agradece el gesto solidario? Si no lo has experimentado te invitamos a hacerlo. ¡Qué grato y qué felicidad se siente! ¡Hazlo! ¡Entrega felicidad!

7. ¡AMA!, en mayúsculas.

Por último, pero quizás la clave y el secreto de todas las anteriores, si lo que haces lo ejecutas con verdadero amor y la pasión que desata ese ferviente amor, teniendo la convicción de que ello aportará valor a ti y para otros, ¡bingo!, vivirás feliz toda la vida. ¡Inténtalo! Al final descubrirás que el verdadero paraíso no está en el cielo, sino en la plenitud que genera amar lo que hacemos y a quienes nos rodean. Un gran regalo que nos podemos dar siempre es amar.

Recuerda tener amor compasivo con el otro: eso te evitará situaciones incómodas y desagradables con quienes te rodean.

Finalmente, recuerda que la felicidad es un estado de ánimo poderoso, pero que necesita de ti para mantenerse arriba y se activa con tu energía (aunque la estimule un segundo). Si disminuye no es por el otro.

«Es como ir al gimnasio y hacer ejercicios para ponerte en forma y lograr un gran cuerpo», dicen algunos conocedores de la materia. Entonces, ¡arriba el espíritu! y entrena tu autoestima, tu entusiasmo y tu felicidad siempre y pon en forma óptima tu alma, tu estado de ánimo.

«Si esperas a otro para ser feliz, seguramente serás infeliz gran parte de tu vida». Tu felicidad depende de ti, otros te pueden ayudar a complementarla.


Fuente: 29 años de vida
|||Pluma: Leonardo Bruzual Vásquez

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *